Presidenciables: Cuando perdimos a Felipe “Sir. Winston” Calderón

Felipe Calderón en el Encuentro Nacional con Delegados Federales
Felipe Calderón en el Encuentro Nacional con Delegados Federales

Santiago Creel, Josefina Vázquez Mota, Alonso Lujambio, Javier Lozano, Heriberto Félix. Ah, sí, y Ernesto Cordero. Los posibles presidenciables para la grande en 2012. Esto sólo por parte de Acción Nacional.

El gran problema de esto es el hecho de que aún ninguno está realmente encarrilado a ojos de la dirigencia del PAN para contender oficialmente para Presidente de la República, y un partido sin candidato es un partido débil. Cuando no hay ruido, el silencio permite que los sonidos de fuera sean más fuertes, y aunque tampoco hay una postura oficial en el PRI, Enrique Peña Nieto por mucho sobresale a Manlio. Y en la izquierda, Marcelo Ebrard, pese a su gestión controversial a cargo del Gobierno del Distrito Federal está mejor posicionado que quien fuera su jefe, Andrés Manuel. Quizá la labor de Marcela Gómez Zalce haya rendido frutos ya.

La telenovela de la política en México, cada vez más parecida a la vacilada mediática que se da en Estados Unidos resulta hoy ridículamente pintoresca. Esta semana terminó siendo desde Los Pinos uno de los eventos de Circo más comentados.  Si bien Fox decía burrada tras burrada, ahora muchos mexicanos vemos con incredulidad que la carrera panista no está del todo en la continuidad sino en el desprestigio por actos y omisiones de los dirigentes.

Las botas de charol, el “comes y te vas”, la absurda insistencia del “hoy”, la gestión Sahagún y demás comentarios y uno que otro improperio ya están en el pasado. Ahora, y desde la muerte de Juan Camilo Mouriño, Calderón perdió el piso. Esta semana de plano ya lo perdimos a él.

No sólo el hecho trivial de la visita de Bono a Los Pinos cuyo efecto mediático promovido por ComSoc superó incluso noticias como el último gasolinazo, sino también lo sucedido el pasado viernes en reunión con Delegados Federales en que Calderón se acompañó con la plana mayor. Y es que no sólo acaparó la atención Ernesto Cordero por el claro espaldarazo que le dio FCH al cederle los micrófonos y el podio prácticamente durante todo el evento para cacarear los logros de su gestión ante la SHCP. Y digo no sólo, porque acto seguido el Presidente cometió uno de sus peores errores, no de gestión sino de imagen. Compara sus acciones y la guerra contra el narcotráfico con las de Winston Churchil y su participación durante la Segunda Guerra Mundial.

Palabras más, palabras menos, el discurso presidencial giró en torno a Nazis, acusaciones, guerra contra el narcotráfico, tácticas y estrategias, militarización, sicarios, narcotráfico, sangre y sufrimiento. Siete años más, siete, que los encargados de seguridad del gabinete panista han augurado a México de esa sangre y sufrimiento. Siete, cifra mágica que dice que será lo que resta de este sexenio y el próximo completo.

¿Es entonces un hecho que el PAN y el Gobierno Federal ven la alternancia llegar de la mano de un Peña Nieto en voto de castigo a Acción Nacional? ¿Será por esto que se auguran 7 años de mala suerte a México, en los que PAN infiere y hace inferir al ciudadano que la lucha contra el narco que se ha iniciado y declarado la seguiremos sufriendo con otro partido en el poder? Todo parece indicar que el endoso está hecho ya y que nuestros gobernantes actuales, así como no han tenido la capacidad de ganar contra el narcotráfico tampoco lo creen posible el próximo sexenio, en el que seguramente confían y piden con toda devoción, que de ser del PRI o el PRD, tengan plena razón al respecto. Si la estrategia funciona, un bache de 6 años con extremo sufrimiento y sangre harán que hacia 2018 regrese el PAN al poder.

¿Será? ¿Qué opinan?

 

Print Friendly

Deja un comentario