16 de septiembre de 2011 y se acabó septiembre

Bandera de México en Mirador de Obispado / Foto: Alex Covarrubias
Bandera de México en Mirador de Obispado / Foto: Alex Covarrubias

16 de septiembre de 2011, 7 AM. Ayer vi el grito y me fui a dormir. Hoy la expectativa podría ser ir a desayunar algo mexicano al centro de Querétaro – unas enchiladas queretanas, unas tostadas, un “guajolote” más un atolito, pero tengo desayuno de negocios en unas 3 horas.

Ayer estuve trabajando hasta noche. Así que tampoco fue día de fiesta – o noche de fiesta para el caso.

Sin embargo me queda septiembre – o eso hubiera creído – para celebrar a México. Pero la nostalgia y los recuerdos me dicen que septiembre se acabó. No en términos de las hojas del calendario, sino en la mente de los mexicanos. Y es triste, porque lo recuerdo y lo extraño y quiero ese septiembre que hace 30 y más años disfrutaba.

Recuerdo de niño la precioso – de hecho majestuosa – iluminación en Ciudad de Néxico, una banderita, aunque sea modesta, al menos una en cada casa. Los coches ondeaban en la antena también las suyas. De hecho, en delegaciones regalaban de papel y algunos íbamos por la nuestra. La alegría de celebrar a México empezaba desde los primeros días de septiembre y perduraba hasta el final.

El recuerdo vive, pero no es suficiente. Hoy extraño el panorama colorido de antaño. Es duro, triste ver que ya casi no hay casas con banderas, ni coches tampoco. Y la tradición al parecer ya sólo vive en las escuelas en que todavía se hacen asambleas y festivales alusivos. Ojalá las futuras generaciones recuperen lo perdido y de ser la noche del chupe del 15 que es hoy, que la tradición regrese y sea nuevamente esa fiesta nacional de confeti, serpentinas, champurrado, churros, buñuelos, banderas y mucho verde, blanco y rojo. – No sólo el 15 en la noche, sino todo el mes.

Sólo una nostálgica reflexión.

Print Friendly

4 Responses to "16 de septiembre de 2011 y se acabó septiembre"

  1. Pingback: Carlos A. Bazan

  2. Pingback: Alternativo Networks

  3. Pingback: Carlos A. Bazan

  4. Pingback: Santiago Betancourt

Deja un comentario